Para pensar….

En las discusiones o conflictos de pareja 👫 siempre hay un ida y vuelta de reproches o motivos tras el problema, se buscan defender posturas, se busca encontrar una solución en pareja y a veces se busca simplemente que él otro ceda… ¿Qué sucede si situaciones de este tipo se presentan con frecuencia cada vez mayor? ¿Se sigue viendo lo mismo o se acercan nuevas visualizaciones de la situación dada?, puede que la otra persona no sea lo que necesitábamos, o puede que nosotros somos la falla… Que le fallamos o nos fallamos a nosotros mismos. ¿Y si indagando más a fondo respecto a uno mismo nos encontramos con que lo que sucede es que no sentimos pertenecer a esa persona completamente? ¿Si nuestros sentimientos le corresponden de una manera parcial? ¿Si no encontramos en esa persona lo que buscábamos? ¿Si nos miramos y notamos que nos estamos auto-engañando? Tal vez esto último sea algo importante a reflexionar. Las personas no siempre quieren ver la realidad… es mejor seguir en la ilusión. Pero esto nos demuestra nuevamente la importancia de ser claros en la vida no solo con los demás sino con nosotros mismos, después de todo nuestra felicidad y bienestar es lo que está siempre en juego.

Carpe Diem

Memorias que no se borran, imágenes que retornan, pensamientos, sentimientos de tristeza, alegría y cariño intercalándose en sueños… Dejas cosas inconclusas o incluso no hacer lo que se quiere en el momento que se siente, a veces puede constituir nuestro propio karma.

No ser claros con nosotros mismos nos dificulta ser claros con los demás, y sobre todo repercute en el tomar (o el no tomar) decisiones, muchas veces de este tipo de bloqueo, o pensamientos pocos claros nos hacen tomar un camino del que luego nos arrepentimos, y este constituye una gran deuda en nuestras vidas, una deuda que a veces no tenemos modo de pagar.

El pensar, asi nos tome un gran tiempo, es bueno, para esclarecer, para esclarecernos ante nosotros mismos y ante los demás. Asi nos encontremos en momentos de apuros, a veces hay que poner un stop en nuestro tiempo para poder razonar con calma y tomar la vía que consideremos más razonable… Nunca sabremos con exactitud si es o no la correcta, si podremos o no arrepentirnos, pero la mayor similitud con lo certero es aquello que debemos escojer, lo certero según la razón, la lógica, correspondiente a sentimientos, o simplemente desde un plano objetivo.

Al lector un gran saludo.

Pensamiento vacío lleno de sentimiento.

Querer ser objetivo cuando se encuentra lleno de subjetividad, el sentimiento propio es tanto que a veces no podemos ser realmente objetivos… Cómo decirle a alguien qué es lo mejor, si tenemos en mente un deseo de lo que queremos que sea considerado como mejor para esa persona, y en parte no creemos que eso otro (que es lo que no queremos) sea lo mejor… la frustración de los deseos no cumplidos o dejados de lado por el simple hecho de querer ser objetivos, nos demuestra que en parte a veces nos mentimos. Somos objetivos hacia otras personas, y hacia nuestro interior: un engaño para con nuestro sentir.
Aceptar algo que no queremos, pero que en parte pensamos que es bueno para quien asi tambien lo cree, puede ser algo tan paradójico como doloroso según la situación de la que se trate.

Al menos hoy, una parte de mi sentir me demuestra que estoy triste, aceptando algo que considero “mejor” para dos personas que necesitan paz en este momento.

House on a Hill.

Voy a compartir en este post una canción que me gusta mucho, es de una banda de rock llamada “The Pretty Reckless”, la canción es house on a Hill.
Que os sirváis para reflexionar determinadas cuestiones de nuestra sociedad o de las sociedades en general; un poco de música para el blog.

Somewhere in the end of all this hate
There’s a light ahead that shines into this grave
That’s in the end of all this pain
In the night ahead, there’s a light upon this house on a hill
Living, living still, their intention is to kill and they will, they will
But the children are doing fine, I think about them all the time
Until they drink the wine and they will, they will, they will

Somewhere in the end we’re all insane
To think that light ahead will save us from this grave
That’s in the end of all this pain

In the night ahead, there’s a light upon this house on a hill
Living, living still, their intention is to kill and they will, they will
But the children are doing fine, I think about them all the time
Until they drink the wine and they will, they will, they will

I am not afraid, I won’t burn out in this place
My intention is to fade and I will, I will

In this house on a hill
The dead are living still, their intention is to kill and they will, they will
Keep your children safe inside, out of pocket, out of mind
Until they drink the wine and they will, they will, they will

De esta canción me gustaría pasar al español una frase que me gusta mucho:


En algún lado al final todos estamos locos como para pensar que una luz adelante puede salvarnos de esta tumba, al final de todo este dolor…

(House on a Hill- The pretty reckless)

Caos.

Qué es el control después de todo? Quién logra manejar completamente sus pensamientos? Si cuando se puede razonar con calma somos capaces de encontrar formas en las cuales controlarnos, pero… Y cuándo no? Cuándo no hay manera de cesar un sentir y somos incapaces de pensar o de dar respuestas objetivas para con nosotros mismos?

Somos dueños de nosotros mismos, dueños de algo que no podemos controlar en todo momento, dueños de dudas, dueños de miedos, dueños de algo incontrolable… Y es que ser dueño de, no sea sinónimo de control sobre lo que se tiene.

Somos constante lucha con nuestro exterior, pero aún más con nuestro interior mismo. El peor enemigo se presenta dentro de nosotros, demostrándonos cosas que no podemos manejar y que nos llevan a un sentir que nos deja completamente desconcertados de nosotros mismos.

Somos caos, intentando encontrar orden…

¿cómo concebimos la felicidad?

Tenemos de todo para depender únicamente de nuestros actos y llegar a la felicidad. Sin embargo, nos empecinamos en poner a nuestra felicidad como variable dependiente de otros… De otras personas a quienes jamás vamos a llegar a conocer del todo, pero en quienes depositamos confianza, en quienes queremos creer, en quienes queremos confiar que conocemos.

 

Entonces, ¿es seguir confiando en nuestros actos al elegir a alguien a quien vemos como facilitador de nuestra felicidad? ¿O es dejar todo en manos de alguien por simple dependencia?

Cada caso es particular, claramente todos pensamos en alcanzar la felicidad de alguna forma, y en ese trayecto está nuestra eterna lucha con el desamparo o soledad, lo que nos lleva a tomar la mano de quien nos hace contrarrestar esa sensación, nos brinda seguridad y hasta nos hace sentir más amados (después de todo alguien está dándonos valor al elegirnos). Pero lo cierto es que hay quienes hallan a lo denominado “amor” sin buscarlo; encuentran alguien con quien reír, de quien disfrutar, con quien compartir sus alegrías, sus logros obtenidos, eso ciertamente podría darnos a pensar que se tiene a la persona amada como alguien que aporta a la felicidad de uno, pero que no depende de esa persona nuestra felicidad. Por otra parte algunas relaciones comienzan de esta forma y derivan en mal camino, o existen personas que buscan “el amor” constantemente por lo cual se tiende a buscar la felicidad en otra persona, creer que esa persona que se busca es la responsable de nuestra felicidad y al ver que alguien se aleja no puede más que sentirse que el mundo termina en ese instante, incluso existen persona que van más allá aferrándose tanto a esa idea que realizan actos impensados con tal de mantener ese vinculo.

Todo este breve recorrido sobre ciertos modos en que las personas conciben a la felicidad, nos hace llegar a este punto de reflexión: La felicidad está en uno mismo, cada quien deberá descubrir el modo de exteriorizar eso o de llegar a saberlo conscientemente. Nadie más que uno sabe lo que quiere, qué cosas pueden llevar a su bienestar, los anhelos, los sueños, las metas que quiere cumplir, las cosas que lo completan. El considerar a la felicidad como algo que depende de otros, únicamente podría llevarnos a enajenarnos de nuestra propia felicidad, e incluso a disminuir la noción de nosotros mismo, de nuestro valor; y a la vez, es poner una carga en los hombros de quién no debe llevarla, ya que esa persona también tiene por objetivo encontrar o llegar hacia su felicidad.

No hay necesidad de encadenarnos cuando somos libres, no hay necesidad de mendigar lo que podemos conseguir con algún esfuerzo propio, lo que podemos ganar por nosotros mismos, no hay porqué minimizar nuestra fuerza tanto de voluntad como la fuerza de realización, somos capaces de lograr todo lo que creamos que podemos. El confiar, el creer en uno mismo es un gran punto de partida.

A quien lo lea, un gran saludo.

 

El valor de estar.

Lo inimaginable, lo impensado, todo aquello que nunca siquiera pasó por nuestras mentes..  es increíble encontrarlo un día frente a nuestros ojos, que esté presente en nuestra realidad, marcando un espacio para siempre en la linea de tiempo de nuestras vidas.

 

¿Alguna vez se han parado a pensar en lo loco que es que alguien quiera permanecer en tu vida? Es decir, somos seres individuales que viven en constante relación con otras personas… Pero la magnitud de belleza que tiene el hecho de que dos personas que vienen tal vez de distintas líneas vida se crucen en un momento dado y que a partir de una serie de sucesos elijan estar juntas, es increíble. Compartir su vida con el otro sin pedir nada más que amor a cambio. No hay necesidad sino elección en ello, lo lindo que es ser elegido por alguien porque considera que poseemos virtudes que aportan a su felicidad asi como tambien es recíproco para quienes lo permiten  y asi lo quieren.

Es tan importante y bello, como comprender que quienes están a nuestro lado lo hacen porque asi lo quieren, porque así tambien lo queremos. Cuando se llevan relaciones sanas en la vida no hay más que disfrutar de todo lo lindo que brinda paz sin preocuparse de nada más.

Comencemos a pensar en lo afortunado que somos al elegir, al ser elegidos, al poder compartir y disfrutar de personas que nos quieren y démosle a eso el valor que se merece.

 

Feliz lunes, disfrútenlo.

Dependiendo de nosotros.

Siempre admire las frases positivas que a uno brinda esperanzas y motiva a intentar todo tipo de actos para completar la barra de su propio autoestima y demás, sin embargo nunca confié del todo en ellas… Pero conforme al avance del tiempo, voy corroborando por mi misma que no depende sino de uno el esfuerzo y avance para completar sus propias metas, nunca hay que dejar de intentar si se cree en poder llegar a algo, el impulso que le demos al pensamiento de persistencia y logro es del que dependemos después de todo. Hay que hacer oídos sordos en ocasiones a comentarios ajenos, nadie más que uno mismo es quien conoce hasta donde es capaz de llegar, hasta donde uno puede dar… y a veces lo descubrimos tarde, pero siempre lo importante es poder encontrar en nosotros mismos a la persona responsable del cumplimiento de nuestros anhelos

Relaciones tóxicas.

Iniciando esta nueva categoría denominada relaciones tóxicas, vamos a compartir algo relacionada a la dependencia de la pareja… Sabemos que algunas parejas pueden no darse de la mejor forma y que muchas veces el hecho de terminar resulta algo amenazante para éstos, lo que puede derivar a la formación de un vinculo tóxico. Tomamos un aporte respecto a factores psicológicos que pueden explicar la dependencia emocional. Partamos una referencia importante a tener en cuenta, el fenómeno del enamoramiento implica la idealización de la persona a la que se ama.

Ahora sí pasemos a una explicación muy interesante…

 

Las personas en pareja, dependientes emocionalmente de otros, tienden a tener impulsos masoquistas y sádicos hacia su pareja, como resultado del miedo a quedarse solos.
El objetivo del masoquista es abandonar su propia identidad individual, la que es libre, ya que considera que la condición de libertad del individuo significa la soledad, algo que le aterroriza, por ello busca a algo o a alguien a quien encadenar su yo. El sadismo comparte con el masoquismo ese miedo a encontrarse sólo cuando pierde a su objeto de sometimiento. Por lo que el masoquista y el sádico, crean la unión de un yo individual con otro, capaz de hacer perder a cada uno la integridad de su personalidad, haciéndolos recíprocamente dependientes, con un objetivo común, no encontrarse solos.
En las personas tanto los comportamientos masoquistas y sádicos van oscilando en el tiempo, estos comportamientos masoquistas están presentes en las relaciones de pareja y son consideradas como expresiones de amor, los comportamientos sádicos son considerados como expresiones de celos y obsesión con la pareja.
Así que ahora, podemos reflexionar sobre nosotros y cuestionarnos si preferimos la libertad individual y hacer frente a la soledad o bien preferimos someternos a alguien o manipular a un tercero con tal de no encontrarnos solo.

 

No olviden comentar, compartir o seguir el blog si es de su agrado. Muchas gracias al lector por su atención.

La persona más importante

Ese momento en que nos sentimos enajenados de todo, cuando nuestros ojos son una vía para exteriorizar parte de nuestro dolor… Cuando la peor soledad se hace presente, aquella que percibimos incluso rodeados de personas. Cuando no parecemos encajar, cuando nadie escucha nuestro silencio. ¿Quién mejor que nosotros mismos para empujarnos a seguir hacia adelante? Somos los únicos capaces de comprendernos, entendemos el dolor, la tristeza, todo aquellos sentimientos que no podemos explicar, y comprendemos lo que nos está tirando abajo. Si nadie más es capaz de tender una mano, tenemos dos para levantarnos por nuestros propios medios, para escalar montañas y llegar a la cima que nos propongamos, tenemos fuerza y tenemos ganas… Por más pesado que sea la carga, por más costoso que parezca ese esfuerzo, no hay que olvidar que somos tan valiosos y nos merecemos llegar a la meta más difícil porque nos merecemos lo mejor. Cada uno sabe lo que vale, cada uno sabe lo que puede hacer por la persona más significante de su vida SU propio ser.

La persona más importante es uno mismo.